10 prendas que no pasan de moda

Nada más cíclico que la moda. Prueba de ello son las tendencias que cada temporada muestran cómo van y vuelven prendas, estilos, largos y cortes que ya se creían superados. Desde la minifalda hasta las plataformas, pasando por el terciopelo, el lino y el poliéster.

Sin embargo hay piezas claves en el vestuario femenino que no importa lo que se imponga en las pasarelas siempre estarán presentes en el ropero de una mujer, sin tener en cuenta el lugar en el que se encuentre, la edad que tengan o la actividad a la que se dediquen.

Estas son las prendas que nunca pasarán de moda para las mujeres, según el libro 'Señor Espejo', de Pilar Castaño (Editorial Aguilar)

1. El vestidito negro

Fue creado por Coco Chanel en 1926 con el propósito de uniformar a las mujeres ricas y poderosas. Hoy es una prenda infaltable en el ropero de cualquier mujer que sepa que uno de ellos, siempre y cuando tenga un corte recto y sencillo y el largo adecuado (justo sobre la rodilla), la dejará bien presentada en cualquier escenario formal.

2. La camisa blanca

Es una prenda que las mujeres se robaron del vestuario masculino, a través de su uso en deportes como la equitación. El diseñador Gianfranco Ferré la reinventó para las pasarelas y hoy en día se ve en toda clase de texturas, desde el algodón hasta los velos transparentes. Es un infaltable en el ropero femenino.

3. El jean

Desde que en 1850 Levi Strauss comenzó a vender pantalones en Denim a los mineros de San Francisco la historia de la ropa casual cambió de rumbo. Fue la prenda por excelencia de los vaqueros americanos en la conquista del oeste, el atuendo de los obreros en los 30 durante la gran depresión y la prenda que inmortalizaron en los años 50 actores de Hollywood como Marlon Brandon y James Dean.3.

4. La gabardina

Yves Saint Laurent fue el primer diseñador en usarla en las pasarelas de 1968, aunque su origen viene del guardarropa militar. La gabardina es camaleónica: sirve para el día o para la noche y se ve bien en diversos colores. La clásica es la de tono caqui.

5. El abrigo

Su principal virtud es que se ha reinventado y se ha mantenido vigente. Gracias a los avances del sector textil, hoy es posible tener un abrigo en paño, cashmere, seda, angora, lana, gabardina, jean, cuero o piel.

6. Los zapatos de tacón

Dicen que Marco Polo los trajo enredados entre la pasta y las especies en su primer viaje a China. Otros aseguran que Leonardo Da Vinci los esculpió con su talento. Lo cierto es que desde que aparecieron, los tacones se robaron la atención y el interés de las mujeres que desde entonces no se bajan de ellos y los ven como sus mejores aliados.

7. La falda negra en tubo

Se insinuó a finales del siglo XIX cuando se apretaron las largas faldas, silueteando la figura femenina. Pero fue tras las guerras y la recesión que la falda se acortó y liberó a las mujeres. Es la falda clásica por excelencia.

8. El suéter

Nació en Inglaterra y Escocia a finales del siglo XVIII con deportes como el tenis, el cricket y la equitación. Empezó como una prenda casera, con la que las abuelitas dormían y se demoró años en salir ante el público. Hoy los suéteres vienen adornados con pieles, cristales y accesorios. Son un complemento ideal del look femenino de todos los tiempos.

9. Sastre pantalón

Es la máxima apropiación de la moda masculina por parte de las mujeres. En el lenguaje de la moda el sastre pantalón es sinónimo de poder. La clave del éxito al llevar uno de estos conjuntos está en que sea cómodo, práctico, moderno y discreto. El hombre que feminizó este look fue Yves Saint Laurent en 1970 al inventar el esmoquin femenino.

10. La chaqueta

En las colecciones de los diseñadores la chaqueta es una de las protagonistas para resaltar la línea de los pantalones y la textura de las blusas. Es considerada como la mejor amiga de la mujer y la que le da variedad y le permite cambiar de estilo a otras prendas. Infaltables las de jean, la de cuero y una tipo blazer.

http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/mujer/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-8133071.html

Regresar